La «República Amorosa» de AMLO asesina a normalista en Tlaxcala

COORDINADORA INTERNACIONAL DE SOLIDARIDAD Y POR LA LIBERTDA DE LOS PRESOS POLITICOS Y REVOLUCIONARIOS DEL MUNDO
BASE CHIAPAS
A LAS ESTUDIANTES DE LA NORMAL RURAL DE PANOTLA
A LA FECSUM
A LOS NORMALISTAS DEL PAIS
Hemos recibido con profundo coraje e indignación que el día de ayer fueron reprimidos salvajemente por las fuerzas represivas en Tlaxcala, tanquetas, bombas lacrimógenas, balas de goma contra jóvenes mujeres normalistas desarmadas.El saldo 30 normalistas heridos y una joven asesinada por las criminales fuerzas policiacas. Las atacaron por órdenes de la gobernadora de ese estado Lorena Cuellar Cisneros de Morena, dándoles tratamiento de enemigo, se lanzaron cual perros salvajes contra la juventud normalista. NOS UNIMOS A LA EXIGENCIA NACIONAL: CASTIGO, CASTIGO A LOS ASESINOS MATERIALES E INTELECTUALES. SOLO EL PUEBLO HARA JUSTICIA.
Con gran dolor hoy nos enteramos que una de nuestras compañeras participantes en ese movimiento por la destitución de directivos de la normal rural Lic. Benito Juárez de Panotla Tlaxcala, ha fallecido, a causa de los ataques despiadados de las fuerzas represivas. Reciban nuestro abrazo solidario y combativo, lleno de odio contra los represores. Hacemos suyo el dolor por la pérdida de una joven compañera que ha ofrendado su vida y hacemos el compromiso de no arriar banderas, de darles la cobertura nacional necesaria.
El mejor homenaje a esta joven normalista es proseguir la intensificación de las contradicciones y lucha de clases. Elevar las formas organizativas y de lucha. Desenmascarar luchando la política de la IV T y de AMLO de abrazos y besos hacia los cárteles, criminales y delincuentes de cuello blanco; pero lanzan balazos contra las organizaciones y movimientos que no se someten a la política burguesa. Habla AMLO de su “republica amorosa” pero desenvuelve su guerra interna contrainsurgente contra el pueblo, contra las organizaciones y movimientos populares, lo que incluye el espionaje y persecución.
AMLO ha declarado una y otra vez que su prioridad es proteger a la juventud. Eso es discurso vacío, hueco, demagógico. Su política real es priorizar el exterminio de las normales, principalmente de las normales rurales, reprimir a los normalistas rurales, encarcelarlos, asesinarlos como ha sido con la joven mujer normalista de Panotla Tlaxcala. Les niegan la entrega del presupuesto, les reducen las matrículas, les suspenden el servicio de comedor, les niegan plaza base al egresar.
Las exigencias de las normalistas de Panotla han sido pagadas a un precio muy alto, se ha ofrendado una vida. Nos unimos a la exigencia nacional: Castigo a los culpables materiales e intelectuales. Fuera los directivos de la normal rural Lic Benito Juárez de Panotla Tlaxcala.
NI PERDON NI OLVIDO
POR NUESTRA COMPAÑERA NORMALISTA ASESINADA: NO UN MINUTO DE SILENCIO SINO TODA UNA VIDA DE LUCHA
21 de octubre del 2022

https://videos.jornada.com.mx/media/videos/77023167.mp4

 

Petrolera Geopark se retiró de manera irrevocable de territorio Achuar y Wampís en la Amazonía norte de Perú

Escribe Kathia Carrillo


Tras una ardua lucha emprendida por el Gobierno Territorial Autónomo de la Nación
Wampís (GTANW) y la Federación de la Nacionalidad Achuar del Perú (FENAP) frente a la amenaza extractiva en sus territorios, Petroperú informó, el 16 de julio, que su socia Geopark había decidido retirarse irrevocablemente del contrato de licitación del lote 64. Poco más de un mes antes, la petrolera había sido denunciada penalmente por el GTANW por poner en riesgo de COVID-19 a la población Wampís del río Morona.

El lote 64, ubicado al norte de Loreto, cerca de la frontera con Ecuador, es considerado
por el Estado, Petroperú y la Sociedad Peruana de Hidrocarburos como uno de los
lotes más promisorios de la Amazonía, cuya producción llegaría a 2000 y 4000 barriles
diarios. Su funcionamiento sería el salvavidas para la ya decadente Petroperú, puesto
que activaría más el vetusto y corroído Oleoducto Norperuano, y alimentaría a su gran
elefante blanco, la refinería de Talara. Sin embargo, el lote lleva 25 años sin funcionar y
ya son seis las empresas que han retirado su inversión de él. Esto se debe, entre otras
cosas, a la oposición tajante de los pueblos que habitan en dicho territorio.

La Federación de la Nacionalidad Achuar del Perú (FENAP), representante de 45
comunidades del Pueblo Achuar del río Pastaza y sus subcuencas Huasaga, Manchari y Huitoyacu, y el Gobierno Territorial Autónomo de la Nación Wampís, representante 85
comunidades de los ríos Kanús (Santiago) y Kánkaim (Morona), establecieron una
alianza en 2018 para luchar juntas contra la amenaza petrolera en sus territorios. Es así que las Naciones Indígenas y sus asesoras legales presentaron, en enero de 2019,
observaciones al Estudio de Impacto Ambiental (EIA) que había presentado Geopark a
SENACE. En febrero, SENACE emitió un informe con más de 170 observaciones al
estudio. Entre ellas se encontraba el uso irregular de infraestructura del Ejército del
Perú para las operaciones de la empresa (según el proyecto, el campamento Morona
está ubicado en la base del Ejército Sargento Puño), información incompleta sobre
sitios arqueológicos que se dañarían, y plagios a páginas de Wikipedia. A su vez, la
Nación Wampís solicitó a SENACE ser incluida como tercer administrado en el proceso
de evaluación del EIA, y en junio SENACE aprobó dicha solicitud. Inmediatamente
después, Geopark retiró su estudio del proceso de evaluación y suspendió así el
procedimiento para obtener un permiso ambiental para operar.

Luego de ello, ese mismo mes, las autoridades Achuar y Wampís viajaron a Chile, sede
central de Geopark, para reunirse con el CEO de la empresa y expresarle su rechazo al
proyecto. En dicha reunión, advirtieron que la empresa debía retirarse de sus
territorios y cesar sus intenciones de explotar petróleo ya que las naciones indígenas
no se lo permitirían. Posteriormente, las naciones Achuar y Wampís lograron que la
agencia USAID retirara su apoyo monetario al proyecto de desarrollo de la línea de
base para el proyecto del lote 64 de Geopark.

A pesar de los golpes recibidos, la empresa continuó con presencia en territorio
indígena de la mano de su socia Petroperú. Esto se ha denunciado y documentado
como un comportamiento usual del sector petrolero, cuyos relacionistas comunitarios
suelen ingresar a comunidades con promesas de proyectos de infraestructura y
proyectos productivos para el “desarrollo”, a cambio de la licencia social para explotar
y contaminar sus territorios.


Durante abril y mayo de 2020, personas de las comunidades Wampís del Morona
reportaron haber visto embarcaciones con trabajadores de la empresa durante la
Emergencia Nacional. Por ello, el 26 de mayo, el Pámuk (Presidente) del GTANW,
Wrays Pérez, con la asesoría legal de la abogada quechua Katherine Paucar (de
Earthrights International), presentó una denuncia penal contra Geopark en la Fiscalía
de Datem del Marañón, por poner en peligro de contagio de COVID-19 a la población.
Poco más de un mes después de que la denuncia fuera aceptada por fiscalía y se
determinaran diligencias para investigar el caso, Geopark retiró a sus trabajadores de
la base militar Sargento Puño y, finalmente, comunicó a Petroperú su retiro
irrevocable del contrato de licitación.

A pesar de que esto constituye un triunfo para las naciones indígenas Wampís y
Achuar del Pastaza, la lucha aún continúa. El sector petrolero y el Estado peruano
siguen insistiendo en la imposición del lote 64 y tienen intención de realizar
operaciones a como dé lugar, ya sea con Petroperú asumiendo el lote a 100% o
buscando una socia para su manejo. Por ello, el Pámuk de la Nación Wampís, Wrays
Perez, y el presidente de FENAP, Nelton Yankur, declararon recientemente en una
conferencia que lucharán por la anulación del lote ya que su existencia atenta contra el
derecho al consentimiento previo de los pueblos. En efecto, FENAP demandó al Estado

Peruano en 2015 por el reconocimiento de su territorio integral y la anulación de todos
los lotes petroleros dentro de él; y en 2017, un juez dio un fallo favorable a parte de su
demanda. Sin embargo, este fue apelado por el Ministerio de Cultura.
Está claro que, mientras que el Gobierno peruano prioriza las industrias extractivas por
sobre la salud y vida de las personas; para las naciones indígenas Achuar y Wampís,
que por milenios se han caracterizado por ser guerreras y defenderse de invasiones y
amenazas externas, el compromiso sigue siendo el salvaguardar sus territorios de vida
para las generaciones venideras.

Lucha Indígena 167- EDITORIAL

Ya salio Lucha Indígena 167

Descarga el PDF: Lucha Indigena 167

O leelo aquí: Lucha Indígena 167

Editorial

Con brutalidad desnuda los peruanos hemos podido ver estos últimos días como policías y militares en Espinar abren fuego contra el pueblo espinarense movilizado en protesta a causa de la contaminación minera, y como las supuestas fuerzas del orden viajan en carros de la empresa minera. Hemos visto como los representantes del gobierno dejan plantados a dirigentes, alcaldes provinciales y representantes de la iglesia de Espinar que han venido a la mesa de diálogo a pesar de que hubieron torturas, heridos, tocamientos, asaltos y probablemente violaciones. Para los pobres no hay justicia. Con metales pesados y cuerpos vulnerables tienen que enfrentar el Covid en Espinar, con una cuarentena imposible de cumplir para quien tiene que conseguir día a día el dinero suficiente para subsistir. Pero el presidente Vizcarra no se digna ni a mencionar las protestas en Espinar en su discurso del 28 de julio. En los medios de comunicación oficiales se dice que los espinarenses solo quieren plata de la mina cuando en realidad lo que quieren es sanar sus cuerpos, agua limpia y tierra saludable. El mensaje presidencial nos dejó claro que Reactiva Perú es reactivar los proyectos mineros con mucha más irreverencia hacía la Pachamama y los pueblos que antes. El estudio de impacto ambiental y la consulta previa son para el gobierno meras formalidades que hay que agilizar exigiendo menos y facilitándoles los trámites a las empresas. Los proyectos mineros con sus miles de trabajadores no tienen cuarentena y avanzan mejor que nunca ahora que los pueblos estamos prohibidos de protestar, de juntarnos, de organizarnos. Al capital le viene muy bien la pandemia, tenernos a todos asustados y separados en nuestras casas, mientras las transnacionales queman la Amazonía, extraen los metales y el petróleo contaminando el medio ambiente, cuando justo esta contaminación, ese estilo de vida que se llama capitalismo ha producido este virus. Era insostenible continuar contaminado así al planeta sin que finalmente colapsara. La cura definitivamente no es más de lo mismo. La pandemia no trajo la crisis, la crisis ya estaba aquí. Cuando una planta crece en tierra pobre de nutrientes, en tierra contaminada, es más probable que le ataquen pulgones, hongos, etc. Lo hacen porque ella ya está débil. Lo mismo pasa con los animales y con los humanos. Nuestro hábitat, nuestra agua, nuestro aire, nuestros alimentos están contaminados y así se propaga el virus. La pandemia llegó cuando muchos pueblos ya estaban al borde de lo que se puede soportar. Los Quechua, Achuar y Kichwa en la amazonía peruana tienen más de 150 días con derrame de petróleo en sus aguas sin que la empresa Frontera Energy se haya dignado a limpiar. Reparte mascarillas y camillas para quedar bien pero no limpia el tremendo desastre ambiental que ha dejado. Luego de años de lucha el pueblo wampi ha ganado y la empresa se ha ido de su territorio. Pero Petropero, que se han autonombrado dueños del lote que en realidad es territorio ancestral wampi, buscan una nueva empresa para explotar el petróleo. En Chile los presos políticos machis, encargados espirituales del pueblo mapuche, llevan ya más de 90 días en huelga de hambre para que el estado les deje cumplir su pena en sus propios territorios, a lo cual tienen derecho según la 169 de la OIT. En apoyo a ellos el pueblo mapuche ocuparon municipios, pero fueron desalojados por hordas fascistas con el apoyo de los carabineros (policías chilenos).

Si nos enfermamos ahora, del virus o de cualquier otra cosa, no hay atención en el hospital. Privatizaciones masivas del sector salud hace que ahora no hay personal que atienda, que sea peligroso desde un punto de vista de contagio y no hay respiradores. Médicos y curanderos activistas e indígenas nos dicen que urge autogestionar nuestra salud y alimentación. Urge averiguar entre los mayores de nuestros territorios qué plantas podemos usar para prevenir y curar. Urge dejar de comer la “comida” que la industria alimentaria nos vende. No es alimento, si no que nos debilita acidificando nuestros cuerpos con conservantes, colorantes, edulcorantes y grasas trans. Urge hacer huertas, hacer nuestro propio alimento y consumir alimentos producidos en nuestros territorios por campesinos cercanos.

Urge también autogestionar la educación de nuestras hijas e hijos. A muchos lugares no llega la educación a distancia porque no hay internet. Quienes sí tienen internet y celulares han notado como sus hijas e hijos son bombardeados por tareas que son difíciles de cumplir sin llegar a un alto nivel de estrés y presión, que en esta situación de pandemia agobia a las familias aún más. Las tareas enseñan sobre todo a ser obedientes, a cumplir sin cuestionar para a futuro poder servir a un sistema capitalista y explotador. ¡No necesitamos enseñarles eso a nuestros hijos! Necesitamos enseñarles a cultivar la tierra, a cuidarla, a hacer sus propios alimentos y cocinarlos, a hacer su propia medicina, desarrollar su creatividad para buscar nuevas soluciones y sobre todo a organizarse colectivamente con otras y otros para hacerle frente a esta nueva normalidad.

Urge solidarizarnos entre nosotrxs, entre lxs de abajo, intercambiar experiencias y tejer no solo resistencias, si no alternativas de vida. Puede parecer ostentoso pero la Pachamama y nuestras hijas e hijos no se merecen nada menos.

Lucha Indigena Ag 2020online

NOTA DE RECTIFICACIÓN
Por un error de redacción en el periódico que compartimos virtual y en archivo PDF, se dice que el pueblo wampi está sufriendo 150 días de derrame sin remediación ambiental, cuando la noticia claramente hace referencia a Frontera Energý y la contaminación que ha provocado con 8 derrames de petroleo en los territorios quechua, ashuar y kichwa.
Reiteramos nuestro respeto por la diversidad y riqueza cultural de cada uno de nuestros pueblos indígenas, así como por la lucha en defensa de la madre tierra y la vida toda.

 

Isabel Solis: Un Saludo de Guatemaya en Tiempos del Coronavirus

Soy Isabel Solis. Soy parte del pueblo quiché, hablamos nuestro idioma quiché. Es un gusto saludarlos. A parte de ser de este pueblo rebelde y que a diario resiste y lucha por sus derechos, también me siento parte y acompaño a defensores y defensoras de derechos humanos que han sido perseguidos, perseguidas, aquí en defensa del territorio. Territorio que viene siendo invadido y despojado de parte de empresas transnacionales, mineras, hidroeléctricas, entre otros.

La situación de la crisis del covid-19 de alguna manera nos vino a agarrar de sorpresa, de sorpresa en el sentido que teníamos una proyección de actividades, de trabajos, a que nos íbamos a dedicar y pues vino esta pandemia en la que el gobierno de Guatemala tomó acciones donde toda la población se tenía que encerrar en sus casas. Los primeros días no fue tan difícil, digamos. Sin embargo, no duró mucho tiempo, pues no hay condiciones de estar encerrados. Especialmente en estas tierras donde yo estoy, pues todas las familias nos dedicamos a la agricultura, todas las familias se dedican a sembrar, a producir y es una comunidad que provee de productos de hortaliza, de fruta al mercado interno. Entonces las familias vivimos de lo que se produce y de lo que se vende en el mercado. La mayoría de los productores invierten en su producción y de lo poco que invierten, venden gran parte de su producto y de eso vuelven a obtener su capital, y reinvierten, etc. Hasta ahora la crisis en este pueblo no se siente en términos de alimentación. La alimentación está abundando. Los productores o los que producimos ya no podemos salir al mercado, ya no pueden las familias ir a vender. Entonces están abundando bastantes hortalizas, por ejemplo, tomate, cebolla, chile y pepino. A eso me refiero, que pues se come de eso no. Y quizá en estos días pase eso. El problema va a ser que en el futuro la gente ya no recupere lo que ha invertido, o lo que ha gastado. Ya no va a recuperar. Eso es lo que vendría a cambiar de acá a unos 6 meses en adelante.

Pero hay un tema muy importante, por ejemplo aquí las familias, dedican o apartan una parte del espacio de terreno para la hortaliza y es mínima la parte para la milpa o el maíz, que es el alimento básico para la población. Ahora casi la mayoría está pensando ya no sembrar hortaliza porque como se está desperdiciando, entonces ya todos están sembrando el alimento básico que es el maíz y el frijol. Estoy hablando desde este espacio en el que vivo, en la comunidad. Sin embargo a nivel nacional en Guatemala hay una diferenciación en cuanto a las medidas que ha tomado el gobierno, porque el mensaje fue quédense en casa a encerrarse y ha prohibido la circulación de productos de los pequeños agricultores. Sin embargo, la gran industria sigue trabajando. Con gran industria me refiero, por ejemplo, a la minería, sigue matando los bosques, botando montañas, las hidroeléctricas siguen trabajando. Es decir, están aprovechando. Mientras la gente está tratando de cuidarse de la pandemia estas empresas siguen avanzando. Incluso están obligando a sus trabajadores a quedarse a trabajar, no importando las medidas que deberían de cumplirse.

En cuanto al futuro, pienso que en pequeñas comunidades, o desde las comunidades indígenas, las cosas no cambian mucho a nivel de políticas generales. Lo que sí puede cambiar ahora es repensar que no siempre se va a trabajar y producir para el mercado. Entonces ahora se va a pensar en el consumo propio, en la alimentación. Esto nos deja como experiencia que cuando solo se piensa para el mercado y no se da mucha importancia a la alimentación propia esto viene a cambiar. En el lugar en el que vivo hay de todo, es un clima que da de todo, entonces no se siente mucho. En términos generales siento que no cambian mucho las cosas. No hay una lección. La población no está caminando hacia una alternativa porque al parecer está mucho esperando qué dicta el gobierno.

También quería compartir que estos días el gobierno no ha tomado una sola medida. A veces toma una medida tres días, luego cambia, pasan otros dos días y vuelve a cambiar. Es decir, que ha estado a cada rato cambiando las medidas. Esto lo que nos refleja es que está siendo presionado por la industria, por los ricos de este país. Bueno me imagino que, como en cualquier otro país, a los ricos no les interesa la salud de la población. No quieren perder pero ni un solo día. Entonces están buscando la manera que los centros comerciales sigan abiertos y sigan vendiendo. Hace 15 días el gobierno tomó la medida de cerrar casi todo porque la pandemia iba avanzando. Propuso cerrar 3 días consecutivos, sin embargo al cerrar prohibió la circulación de todo producto campesino. No lo dijo con esas palabras, pero sí permitió la circulación de grandes productos de empresas. Por ejemplo aquí está la Coca cola, está la cervecería. Son los productos que estaban circulando. Entonces la población tomó la acción, se manifestó, cerró las carreteras. La población dijo: “Bueno, está bien que nos prohíban pero que sea parejo, que prohíban a todos”. Pero como no prohibía el gobierno a todos, lo que hizo la población fue mejor tapar la carretera. Pasados los tres días el gobierno dijo no, no pues todos pueden circular ahora. No quiso tomar una medida pareja, tanto para la industria como para la población campesina para evitar la extensión de la pandemia. En vez de tomar esa decisión dijo: “No, mejor que circulen todos”.

(AUDIO) Entrevista a Oscar Olivera, Bolivia. Frente a la Pandemia, Organización para construir un mundo nuevo

Link

Frente a la Pandemia, organización para construir un Mundo Nuevo

Esta es la Segunda Parte de la entrevista a Oscar Olivera, luchador social reconocido mundialmente, referente por haber marcado un camino en las luchas sociales de Latinoamérica. Fue el portavoz de la Coordinadora por la Defensa del Agua y la Vida, en Cochabamba, Bolivia durante la llamada Guerra del Agua (2000). Premio Goldman 2001. 

Aquí puedes escuchar también la Entrevista a Oscar Olivera. PRIMERA PARTE en la que cuenta sobre la Organización Social durante la Guerra del Agua en Bolivia (2000),  su repercusión en los movimientos sociales de todo el país y las condiciones que llevaron a la actual situación política en el país altiplánico.